• Idealmente…

    la blogósfera está compuesta de entusiastas cibernautas o grupos de ellos esmerados en transmitir a los demás lo poco o mucho que saben sobre 'x' o 'y' tema. Nos unimos a la gran comunidad de bloggeros que día a día forman e informan de lo que sucede en el mundo, ¡enhorabuena!
  • Destacado:

    Los muchachos del GULITNL realizaron un Install-Fest este viernes 21, donde hicieron diversas instalaciones como Ubuntu, Debian y Fedora. ¡Felicidades por su iniciativa! :::::::: El equipo Cli-Tec lanza el 2o número de su revista electrónica FREE-TUX en formato pdf. Una felicitación a estos chavos por su constancia y espíritu emprendedor. Búscala en Ubuxteando al 100 %.

Del papel a la pantalla: los periódicos

Este tipo de cosas sólo pasan en México: que un día antes del Día de Muertos resucite un espacio virtual. Pero bueno. No queda más que sumarme al fenómeno y celebrar, dicho sea de paso, el regreso del buen Víctor —la mano que mece esta cuna— a las andadas cibernéticas. Puestos religiosos, para aquellos que crecieron bajo la sombra de la Iglesia Católica (vista con halo de paz o de terror, que ambas aplican), hoy se celebra la Fiesta de Todos los Santos y mañana el Día de Muertos. De la primera, ya dejaré que los curas les den sermones y los catequistas coscorrones. De la segunda tampoco quiero hablar: ya bastantes altares debe haber regados por territorio nacional, todos llenos de cempasúchil (la Academia así o escribe, y yo le creo) y pan de muerto y tamales y tequila y papel picado y fotos y demás.

En cambio, quiero orientar el rollo de hoy a uno de los grandes damnificados con el arribo de la tecnología: el periódico. Hoy por hoy, los grandes diarios se encuentran sumidos en una crisis de identidad, que tiene su epicentro en el hecho de que no han podido resolver cuál es su nueva función en el siglo XXI. Hace pocos años, no muchos como pudiera pensarse, los diarios vieron con simpatía la llegada de un nuevo bicho raro, el Internet, y celebraron el acontecimiento: era un bonito juguete que, bien utilizado, podía servir como un atractivo complemento para el tiraje diario de los periódicos en papel. Con la herramienta, además, se podía recuperar un poco el terreno en la lucha contra la radio y la televisión, que parecían inalcanzables por la inmediatez que ofrecen al transmitir la noticia.

Pero el bicho comenzó a crecer. Y a crecer. Y a crecer. La gente comenzó a buscar la información no en los puestos de periódicos, sino haciendo clic. Algunos periódicos comenzaron a “blindar” los contenidos que subían a la red: los subían incompletos, forzando al lector a buscar la edición impresa si quería leer el resto, o bien, limitando el acceso y haciéndolo exclusivo a sus subscritores (grupo Reforma, que regentea los diarios Mural en Guadalajara y El Norte en Monterrey, además su homónimo capitalino, así lo hace). Pero poco a poco vieron lo errado de la estrategia: los lectores seguían yéndose, los diarios impresos seguían acumulándose en las estanterías o en los puestos de periódicos y, en cambio, las visitas a los sitios web seguían en aumento. Ante esto, no quedó más que liberar los contenidos y buscar nuevas estrategias. El problema es que no las han encontrado del todo.

Pongo aquí algunos ejemplos, cuya selección es meramente arbitraria: El País, de España (www.elpais.es); Clarín, de Argentina (www.clarin.com); El Mercurio, de Chile (www.elmercurio.com) y hasta Granma, en Cuba (www.granma.cu), han comenzado la mudanza a la red de redes. En México, los diarios también hacen su lucha. El Universal (www.eluniversal.com.mx) y La Jornada (www.jornada.unam.mx) llevan la batuta, según lo demuestra el periodista José Soto en su blog (http://diosameba.blogspot.com/2007/10/mural-el-primero-de-la-plaza.html), donde presenta, tomando como fuente el sitio www.alexa.com, un comparativo de los sitios de Internet de los principales informativos de Guadalajara y, en un segundo cuadro, de México.

Hasta hace algunos años, el Internet era un bicho bonito y amigable, un gran complemento. Hoy por hoy, el bicho mutó en un monstruo gigantesco que ya está domesticando a los diarios impresos. Dentro de pocos años (cinco dicen los que saben, quizá menos), los grandes diarios se mudarán completamente a las plataformas virtuales. Y, entonces, el diario impreso, esa cosa incómoda que mancha los dedos y sirve para envolver los monitos del nacimiento, servirá sólo como complemento para los contenidos virtuales.

EVB

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: